jueves, 8 de febrero de 2018

Tajine de pollo con limones en salmuera y calabacín



Un tajine es un recipiente con una base honda y una tapa cónica que concentra la humedad en su interior y permite una circulación del vapor, por lo que los alimentos que cocinemos en él, permanecerán jugosos durante la cocción con muy poca agua. El vapor se produce en la zona baja del recipiente y sube hacia la tapa, condensándose de nuevo y goteando sobre los alimentos durante todo el proceso de cocción, el resultado serán unos alimentos estofados deliciosos y muy tiernos.

La cocina en Tajine o Tagine, se pronuncia Tayin, es típica de países del norte de África, sobre todo de Marruecos, Túnez y Argelia. Los guisos que se preparan en él, tienen el mismo nombre que el recipiente en el que se cocinan, y se caracterizan por la combinación de carne, verduras y frutas o cítricos.

Los Tajines tradicionales son de barro cocido, pero ahora los podéis encontrar de cerámica como el de Emile Henry, o el mío que tiene una base de hierro y la tapa es de cerámica, perfecto para mi cocina que es de inducción. Además de prácticos, son bonitos, y su presentación en la mesa es todo un espectáculo. 

Ya tenía ganas de estrenar el Tajine de Le Creuset que me trajeron los reyes!! y lo he hecho con un clásico de la cocina marroquí, Tajine de pollo con limones en salmuera y aceitunas negras, al que además le he añadido calabacín y unas almendras fritas. Yo he usado muslos y contramuslos de pollo, pero se puede poner un pollo entero cortado en octavos. 

Para preparar esta receta, tendréis que preparar los limones encurtidos o en salmuera con antelación,  como ya os conté en el post de la semana pasada. Pero sí no podéis esperar, entonces le podéis añadir ralladura de limón y zumo de limón. Yo no le añadí sal, porque los limones le aportan casi, casi toda la que necesitan.

Esta es mi primera receta en tajine, pero ya os adelanto que no será la única porque los guisos quedan realmente ricos.

Vamos a la receta.



Tajine de pollo con limones en salmuera y calabacín.




Ingredientes:
  • 1 kilo de muslos y contramuslos de pollo ( se puede poner un pollo entero cortado en octavos)
  • 2 cucharadas de aceitunas moradas sin hueso o cantidad al gusto
  • 1 calabacín
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 250 ml de caldo de pollo ( o agua)
  • 50 gr de almendras fritas
  • 2 limones en salmuera pequeños o 1 grande
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Cilantro fresco picado
  • 1 cucharada  de comino molido
  • 1 cucharada de jengibre molido


Elaboración:

  1. Cortar el pollo en octavos, retirando la piel sí se desea.
  2. En un bol grande poner el comino, el jengibre y dos cucharadas de aceite de oliva. Poner el pollo dentro y remover para que se impregne de todas las especias. Tapar con film transparente y guardar en la nevera un par de horas o toda la noche.
  3. En una sartén freír las almendras peladas. Retirar y cuando estén frías, pasar al vaso de la batidora o a un robot de cocina y triturar junto con los dientes de ajo. Reservar.
  4. Cubrir la base del tajine con aceite de oliva y marcar el pollo, debe quedar crudo por dentro, simplemente lo sellaremos. Retirar y reservar en un plato.
  5. Cortar la cebolla en juliana, y los dientes de ajo laminados y sofreír en el mismo aceite donde hemos sellado el pollo.
  6. Agregar el pollo, la piel de los limones encurtidos, las almendras trituradas con el ajo y rehogar unos minutos para que se impregne de todos los sabores.
  7. Agregar el caldo de pollo o en su defecto agua.
  8. Probar y añadir sal sí fuera necesario, cuidado ya que los limones son salados de por sí y aportan bastante sal al guiso.
  9. Tapar la tajine y cocer a fuego lento durante 35 minutos.
  10. Pasado ese tiempo, agregar el calabacin pelado y troceado y las aceitunas negras.
  11. Volver a tapar el tajine y cocer 20 minutos más a fuego suave.
  12.  Espolvorear con cilantro fresco picado y servir. Lo podemos acompañar de cuscus .


No hay comentarios:

Publicar un comentario