lunes, 30 de enero de 2017

Pan de chocolate y vino tinto con naranja confitada


Aunque os pueda sonar raro, este pan es de chocolate negro, vino tinto y además lleva trocitos de naranja confitada. No me he vuelto loca, la combinación es increíble, espectacular, para repetir en más de una ocasión.

Lo primero que os preguntaréis es sí es un pan dulce. Pues dulce no es, aunque lleva un poco de miel y naranja confitada, es un pan que no está dulce, aunque es verdad que si muerdes un trozo de naranja te lo puede parecer, pero ya os digo que no, además el chocolate que lleva es negro y sin azúcar añadido. 

Este pan es perfecto para tomar untado con mantequilla y mermelada, y si es de naranja mucho mejor. Pero también combina a las mil maravillas con un queso curado. Desde luego es un pan para sorprender.


Otro de los ingredientes que os puede resultar "raro" es el arroz cocido, pero ya lo probé en un pan que hice esta semana, que espero subir la receta la semana próxima, y me gusto mucho el resultado, así que lo he querido integrar también en esta receta. Lleva 100 gr de arroz cocido, quiero deciros con esto que sí cocéis 100 gr de arroz, al final os juntaréis con arroz para dos panes, así que con unos 60 gr granos de arroz tendréis los 100 gr que necesita la receta, pero nunca viene mal tener arroz cocido en la nevera!

Cuando empecé a maquinar la receta, pensé en añadirle nueces y arándanos en lugar de la naranja confitada pero al final pensé que la combinación chocolate negro-naranja nunca falla. Pero os dejo una idea para que experimentéis en casa.


El vino se evapora durante la cocción, por lo que es un pan apto para todos los públicos.

En esta ocasión le he dado forma alargada, de torpedo o bâtard como lo llaman los franceses, pero si queréis un pan con más miga que corteza entonces le podéis dar forma de hogaza.

Como siempre he horneado en una cazuela de hierro fundido alargada parecida a esta cocotte,  ya sabéis que salen panazos en ellas, pero os digo cómo hacerlo sin cocotte, sobre bandeja o piedra de horno.

Es una masa algo pegajosa y pringosa, por lo que hay que amasar usando la técnica de Bertinet o amasado francés, o bien usar una amasadora con gancho o la panificadora, siempre haciendo pausas de reposo para que la masa no se sobrecaliente.

Otra técnica que siempre uso con mis panes y que me da estupendos resultados, a parte de no tenerme sacrificada y pendiente toda una mañana, es la fermentación en bloque en la nevera. Ya sabéis...el reposo amasa.


La receta puede parecer un tanto laboriosa, pero no es para tanto, con el pan hay que tener paciencia, sobre todo sí la temperatura ambiente es baja, ya que tardará más tiempo en levar.

Solo os digo una cosa, en casa me miraron raro cuando les dije de que era el pan, y cuando vieron el color de la masa pensaron que era un bizcocho. Al día siguiente vieron el resultado y me costo un poco convencerles para que lo probaran, pero ha sido un éxito rotundo, y en el trabajo que lleve un trozo también gustó mucho y sobre todo sorprendió bastante.

No sabéis los desayunos que me tomo cada mañana (porque congelé unos trozos para mis tostadas mañaneras), untado con mermelada casera de naranja. Para perder la cabeza!!!


Con esta receta participo en el concurso para bloggers organizado por Chocolates Valor. Deseadme mucha suerte!!

Pan de chocolate y vino tinto con naranja confitada



Ingredientes:


Elaboración:

  1. Autolisis:En un bol grande mezclar los tres tipos de harina, el agua y el vino. Remover con una espátula hasta que estén integrados. Tapar con un paño y dejar reposar a temperatura ambiente de 15 a 30 minutos.
  2. Tamizar el cacao puro en polvo desgrasado. Reservar.
  3. Una vez finalizada la autolisis, añadir el cacao, el arroz, la miel y la levadura . Mezclar con la ayuda de una rasqueta, una cuchara de silicona o con las manos. Tapar la masa y dejar reposar a temperatura ambiente media hora.
  4. Tras la media hora de reposo, sacar la masa del bol y enharinar ligeramente la mesa de trabajo.Volcar la masa y añadir la sal esparciéndola por toda la superficie, integrándola poco a poco. La masa resultante será algo pegajosa.
  5. Amasar utilizando el amasado francés o de Bertinet Deslizar las dos manos bajo la masa hasta que se toquen, con los dedos apretados para evitara que entre masa entre ellos, y usarla como si fueran palas. Los pulgares quedarán por encima de la masa, dar un tirón seco ayudandote de ellos, levantar la masa de la mesa y golpear contra la mesa. Plegar la masa sobre sí misma lanzándola hacia delante y liberándola de las manos con un golpe seco. Se puede hacer de una vez durante 10 minutos , o hacer 2-3 intervalos de un minuto de amasado y 5 minutos de reposo.
  6. Trocear el chocolate y la naranja confitada e incorporar a la masa en 3 o 4 veces mediante pliegues, sin trabajar en exceso la masa.
  7. Primera fermentación:Untar un bol grande con un poco de aceite de girasol, introducir la masa dentro y dejar fermentar durante 3 horas tapado con un paño o film transparente. También se puede dejar reposando en la nevera durante toda la noche, tapada con film transparente.
  8. Sí la hemos dejado reposar en la nevera, sacar y dejar 30 minutos a temperatura ambiente.
    Enharinar la mesa de trabajo ligeramente, volcar la masa sobre la mesa con cuidado y hacer un hatillo con ella, con cuidado de no desgasarla. Dar la vuelta al hatillo con cuidado y hacer una bola, dejar reposar 15 minutos tapada con un paño y a temperatura ambiente.                   Pasado el tiempo de reposo vamos a formar un torpedo o bâtard: desgasificar ligeramente la masa y aplanar formando algo parecido a un cuadrado, plegar las esquinas superiores hacia el centro de la masa, doblar el borde inferior de la masa hacia arriba, cubriendo los pliegues del punto anterior,por último rodar la masa manteniendo una presión uniforme,del centro hacia los extremos. Pasar a un banetton bien enharinado con harina de centeno para que no se pegue y tapar con un paño, dejar fermentar tapada y a temperatura ambiente 1 hora. Esta será la fermentación final.

    Horneado:

    En cocotte:

    1.- Mientras la masa está reposando, calentamos el horno a 250º calor arriba y abajo, con la cazuela y la tapa dentro del horno. Sacar la cazuela del horno y meter el pan en la cazuela. Hacer unos cortes con la ayuda de un cuchillo de sierra,una cuchilla o un cutter. El paso del pan a la cazuela debe ser con un golpe rápido.

    2.-Tapar la cazuela e introducir en la zona central del horno durante 20 minutos, transcurrido este tiempo, retirar la tapa y bajar la temperatura a 200 ºC , hornear 30 minutos más.
    3.- Una vez horneado sacar la cocotte del horno, extraer el pan y dejar que enfríe sobre una rejilla.

    Sin cocotte:

    1.- Precalentar el horno a 250º sin aire, con la bandeja de horno donde vamos a colocar el pan y otra bandeja en la parte baja del horno.
    Sí dispones de una piedra para horno, entonces calentaremos el horno con la piedra dentro

    2.- Una vez alcanzada la temperatura, sacar la bandeja y volcar el pan desde el bannetone con cuidado o pasarlo con la ayuda de una pala de madera enharinada a la piedra de horno. Introducir la bandeja en el horno y verter medio vaso de agua sobre la bandeja que hemos puesto en la parte baja del horno.

    3.- Hornear durante 20 minutos y luego bajar la temperatura del horno 200 ºC, sacar la bandeja con el agua y encender el ventilador, hornear 30 minutos más. Sacar y dejar que enfríe sobre una rejilla


5 comentarios:

  1. Qué buena pinta por favor..., yo sí que he probado este chocolate y la verdad es que es fantástico.
    Parece extraño que no sea dulce, viendo el intenso color que le aporta el vino y el chocolate.
    Me parece una buena combinación tomarlo en meriendas o desayunos con mermelada de naranja, aunque como tu bien dices tampoco queda buenísimo con embutido.
    Feliz tarde.

    ResponderEliminar
  2. Ideal para mis desayunos... tomo nota... tomo muchísima nota!

    ResponderEliminar
  3. Espectacular te ha quedado este pan. Muy buena pinta. Un besazo.

    ResponderEliminar
  4. He de reconocer que a mí me ha sonado muy raro...pero ¡qué pintazas!!!!
    Quién lo diría: bizcocho con vino tinto! ¡Lo tengo que probar!!!
    Un besote!

    ResponderEliminar