miércoles, 28 de enero de 2015

Sopa de cebolla de Julia Child





Sí os digo la verdad, en casa no somos muy soperos, las cosas como son. Somos más de tenedor que de cuchara, pero de vez en cuando cae alguna sopita rica y reconstituyente, como esta sopa de cebolla que he sacado de un libro que me auto regalé hace unos meses, El arte de la cocina francesa de Julia Child.

La primera vez que oí hablar de esta americana afincada en París fue en la pelicula Julie & Julia, y me quede intrigadisima y con unas ganas locas de tener un libro de ella. Cuando un día me tope con él en Amazon, fue directo a mi lista de deseos ( mi infinita lista de deseos), y un día decidí que ya era hora de tenerlo en mis manos. 

Las recetas están muy bien explicadas, paso a paso, y aunque no tiene ni una sola foto, solo algún que otro grabado, creo que es un libro que merece la pena tenerlo en casa, porque explica con detalle los utensilios que vas a usar, la forma de cortar cada ingrediente... De momento solo he hecho una receta, pero os aseguro que haré muchas más.



Siempre que hago sopa de cebolla la hago en la olla expres, pocho primero la cebolla con la mantequilla y luego a la olla. Yo soy muy de olla rápida, la uso casi a diario, y me cuesta un poco hacer los guisos por el método tradicional. Yo voy a lo rápido, y la verdad es que suelo obtener muy buenos resultados. Pero en esta ocasión he seguido paso por paso las indicaciones de la receta y he cocinado a fuego lento, sin prisas y disfrutando de los aromas que desprendía.


La receta original lleva la cebolla entera, y así la tomamos mi marido y yo, pero a mis hijas se la pasé por la batidora porque así no la querían, y tengo que decir que estaba bien rica también.

El pan con el queso rallado y gratinado le da el punto y final al plato, para mi imprescindible además usar un pan especial, de miga densa.


Fuente: El arte de la cocina francesa de Julia Child, Louisette Bertholle y Simone Beck

domingo, 25 de enero de 2015

Rocas de chocolate con naranja confitada y nueces #Asaltablogs


Mi primer asalto del año!! Siiiii, los #asaltablogs estamos otra vez haciendo de las nuestras!!


Este mes hemos atracado sin piedad el blog de Isa, Azúcar glass. Yo me he ido directamente a su apartado dulce, qué raro no??

Y os puedo decir que he acertado de lleno con esta receta. Lo tiene todo, es rica, rápidisima de hacer, sencillisima, y además admite mil y una variaciones: de chocolate negro, de chocolate con leche, además de poder añadir los frutos secos que más te gusten.


A mi la combinación de naranja con chocolate me pirra, y como aun tengo restos navideños dando tumbos, le he añadido naranja confitada y unas nueces que nunca faltan en casa.


Además podeis hacer más o menos cantidad, añadiendo o quitando chocolate. Es una receta que no necesita ni peso ni nada. Yo fui pesando los ingredientes para poner una referencia, pero la verdad es que es mucho más simple: fundir el chocolate e ir añadiendo el resto de ingredientes a tu antojo hasta que se forme una mezcla un tanto espesa.


Os aseguro que es una receta de niños. Vamos a ella.

martes, 20 de enero de 2015

Brownie de oreo y lacasitos



Hace más de un mes que tengo pendiente de publicar este brownie de oreo y lacasitos. Pero entre las Navidades y la vuelta a la rutina me había olvidado por completo de él. Y eso no puede ser, porque con lo rico que está tenía que haberla publicado mucho antes.

No sé si os acordaréis de la receta de Lacasitos&Oreo Bars que publiqué a principios de diciembre. Sí la habéis hecho estoy segura de que no os habréis olvidado de ella, y seguramente la hayáis repetido en más de una ocasión. En casa se ha convertido en "la receta", la he repetido no se las veces...

Mi intención cuando hice las bars, era hacer un brownie, pero al final acabé haciendo esa receta que está a medio camino entre una galleta y un brownie. La ocasión se presentó cuando organizamos una escapada de fin de semana al campo con unos amigos. En realidad hice las bars otra vez y este brownie que fue devorado sin piedad y del que no puede dejar constancia del corte. 

Este brownie, junto con el Brownie de oreo, es mi preferido, sin dudarlo, y os aseguro que he probado muchos brownies, y la prueba la tenéis en el blog: de dulce de lechede zanahoria y almendrasde castañasde coquitos de Brasil, por nombrar algunos.

Bueno, vamos a la receta.

miércoles, 14 de enero de 2015

Gofres con chips de chocolate al horno



¿Os gustan los gofres?. A nosotros nos encantan, sobre todo a mi hija pequeña, sí por ella fuera, se tomaría un gofre con chocolate todos los días. Tengo que confesar que a mi me encantan también, pero los que solemos tomar fuera me resultan demasiado pesados y casi nunca puedo terminarlos.

Esta versión que os propongo no tiene nada que ver con los gofres que todos conocemos, los de los puestecillos de Navidad o de la Feria, o los que has podido tomar sí has estado en Bélgica. No llevan azúcar perlado como los originales, y el sabor tampoco es el mismo. Pero os puedo decir que están muy ricos, con el punto justo de dulzor, no necesitan nada , simplemente  un poco de azúcar glas o incluso se pueden tomar tal cual.


La receta es muy sencilla y rápida de hacer. Todas las recetas que he visto por la red se hacen con leche pero yo he querido darle mi toque, y los he hecho con yogur líquido. Ultimamente me estoy aficionando a usarlo en algunas recetas, como en el Bizcocho de mandarina y semillas de amapola que publique la semana pasada. Le da un sabor y una jugosidad que me encanta.

Están divinos, crujientes por fuera y esponjosos por dentro. Y con las pepitas de chocolate que le van genial. Totalmente irresistibles. Además están ricos tanto recién hechos como fríos. No hay excusa para prepararlos....



Para hornearlos he usado un molde de la marca Silikomart, es de silicona con cuatro cavidades. Tanto el horneado como el posterior desmolde es perfecto, me ha encantado.

Con las cantidades que os indico a continuación, me han salido 8 unidades.

miércoles, 7 de enero de 2015

Bizcocho de mandarina y semillas de amapola con sirope de miel


Retomo la rutina del blog después de unas pequeñas vacaciones. Y ya sabéis lo que me gustan los bizcochos, así que la inauguración del año es con una rica y sencilla receta de bizcocho de mandarina, con semillas de amapola y almendras bañado con un sirope de miel.


¿Qué os parece? ¿Suena bien, verdad? Pues además sabe mejor!

La mezcla del zumo de mandarina con el sirope de miel dan como resultado un bizcocho muy, muy jugoso. De los que no hace falta mojar en nada para poder tragarlo, vamos que se come sólo.


Esta receta admite varias versiones: podemos sustituir el zumo de mandarina por zumo de naranja , incluso de limón. Las semillas de amapola sí no os gustan, o no las encontráis con facilidad, no las pongáis. Yo las encuentro en herbolarios.

Lo preparé la noche de Reyes junto con un Kringle Estonia para tomar después de la cabalgata, y además lo tomamos para el desayuno del día de Reyes.Se mantiene en perfectas condiciones si lo guardáis envuelto en film transparente o papel de aluminio.



La idea del glaseado la he tomado de un bundt cake que preparo mi querida Bea en nuestro blog, I love bundt cakes, para un bundt  de miel, la receta la podéis ver aquí. Aunque os pueda parecer que puede resultar un bizcocho muy dulce, no lo es, queda perfecto y además muy jugoso.

Para el sirope he usado la miel que venía en mi caja Degustabox de este mes.


Sí os parece que la cantidad de semillas de amapola es excesiva, porque no os guste, se puede poner menos cantidad sin problema. Lo que no os recomiendo es que no le pongais más cantidad ya que resultará excesivo.
He usado yogur líquido tipo Actimel, pero se puede sustituir por la misma cantidad de leche entera o de Buttermilk.
El molde que he usado es de 23 cm de diámetro, desmoldable, con plato de cerámica y aro de silicona. Es un molde que uso mucho porque permite presentar el bizcocho o la tarta directamente en la mesa. Es el Duo Springform de Lékué.