martes, 3 de mayo de 2016

Panecillos de leche



Los panecillos de leche son ideales para los más pequeños de la casa, con su miga blandita y ese sabor tan rico. Se pueden rellenar de dulce o salado, queso, jamón, lomo, chocolate, mermelada..... Perfectos para las meriendas del cole, para tomar en el desayuno o la merienda, tostados están riquísimos también!.
A mis hijas les gusta mucho el pan blandito, y los bollos de leche son sus preferidos. Antes los compraba de vez en cuando, pero la verdad es que no abusaba de ellos porque los que venden están cargados de grasas, conservantes y vete tu a saber...


Hace un par de meses me plantee hacerlos yo en casa, y aunque no están exentos de grasa ya que llevan mantequilla, siempre serán infinitamente mejores que los que podamos comprar. 

He probado un par de receta pero al final me he quedado con esta versión de  Bake Street. Los he repetido muchas veces y salen deliciosos. Lo que yo hago es que los congelo y los descongelo a temperatura ambiente y están como recién hechos. El azúcar perlado que llevan en la superficie es opcional, no siempre se lo pongo.
  
Para que se queden esos piquitos en la superficie lo mejor es usar una tijera bien afilada en lugar de hacer los cortes con un cuchillo o cuter.


Es una masa algo pringosa y dificil de trabajar. Se puede hacer con una amasadora o robot de cocina aunque yo soy un poco masoca y me gusta amasar a mano. Antes de añadir la mantequilla, la masa tiene que estar muy trabajada y luego ir añadiéndo la mantequilla muy poco a poco. Hasta que consigo dominar la masa, me ayudo de la rasqueta y la voy plegando sobre si misma con su ayuda, e intercalo periodos de reposo para que me sea más sencillo.

Cuando probéis estos bollitos de leche, no volveréis a comprarlos, os lo digo por experiencia!
Aunque yo siempre amaso a mano, os dejo la versión en thermomix,con robot de cocina o panificadora

De todas formas, ya tengo otra receta de bollitos blanditos con aceite de oliva que publicaré en breve y que son geniales para hamburguesas, perritos calientes o lo que quieras!! Permaneced atentos al blog!



sábado, 30 de abril de 2016

Albóndigas de garbanzos con passata di pomodoro


Un mes más me he unido al grupo de cocinillas Loc@s por Lorraine. Este mes la receta elegida han sido unas albóndigas veganas de garbanzos en salsa de tomate, romero, comino y pipas de calabaza. Yo las he versionado un poco y les he añadido un huevo a la masa ya que me parecía que estaban muy secas, la salsa también la he variado un poco y he omitido alguno de los ingredientes por miedo a que en casa no les gustara.

El resultado, sinceramente, ni fu ni fa, en casa a las niñas les ha parecido muy buena idea comer garbanzos en formato albóndiga más que en cocido, pero nosotros nos quedamos con las albóndigas de toda la vida con su carne picadita y los garbanzos en cocido.


Son unas albóndigas para mi gusto un poco secas a pesar del añadido del huevo y que además cuando se calientan con la salsa tienden a desmoronarse por lo que habrá que calentar la salsa y luego añadir las albóndigas en el último minuto, sí no quieres acabar con las albóndigas deshechas.


Lo que más nos ha gustado de la receta ha sido la salsa de tomate concentrada o passata, que además con el añadido del romero picado le va genial. La receta de la passata es muy sencilla y versátil, pinchando sobre la foto os lleva a la receta. Perfecta para pizza o pasta, y se puede hacer con tomate de pera o con tomate triturado natural. Es una salsa que sin duda os recomiendo.


Como podéis ver en el cartel de este mes, la receta original es vegana, no lleva el huevo que yo le he añadido, y la salsa, además de la passata lleva romero, comino, pipas de calabaza y unos dátiles picados.

jueves, 28 de abril de 2016

Passata di pomodoro: Salsa de tomate concentrada. Receta italiana


Sí os digo la verdad, no había oído hablar nunca de la passata hasta hace bien poco, viendo un vídeo de masa de pizza casera a la que le añadían esta salsa de tomate concentrada o Passata.

Apuntada quedo en mi memoria para llevarla a la práctica cuando me decidiera con la masa de pizza casera. Pero la ocasión de hacerla me ha llegado antes de lo que yo esperaba ya que será la salsa de mi próxima receta y no va a ser una pizza, eso os lo adelanto. El próximo sábado veréis para qué la he usado.

La Passata es un salsa de tomate concentrada con un sabor mucho más intenso que una salsa de tomate normal o un tomate frito. Apenas lleva aceite de oliva, lo justo para pincelar la superficie de la cazuela donde la vayamos a elaborar. Se le pueden añadir hierbas aromáticas, como orégano o albahaca sobre todo si la vamos a usar para pizza o pasta.


Lo ideal es hacerlo con tomates de pera para que sea más casera aún, pero yo os confieso que para terminar por la vía rápida, la he preparado con tomate triturado natural de bote, eso sí, he comprado un tomate ecológico de buena calidad, pero la próxima vez y con más tiempo la haré con tomate fresco.

Es una receta muy sencilla cuyo único inconveniente es que lleva mucho tiempo ya que hay que hacerla a fuego muy, muy lento, sin que llegue a hervir, hasta conseguir una pasta rojo oscuro y con una consistencia densa. Así que, paciencia!!

La próxima vez que la haga pondré el doble de tomate para tener más cantidad y poder usarla para la pizza y la pasta. Ya que te pones, al menos que el esfuerzo merezca la pena!

lunes, 25 de abril de 2016

Pan con masa vieja ( con y sin cocotte)


Buenos días!!
Sigo con mi locura panarra!! Yo que pensé que jamás amasaría, ni haría panes con levados , con masa madre o en este caso con masa vieja, es decir masa de pan no horneada del día anterior, o de varios días, incluso se puede usar masa de pizza . Pues sí, aquí estoy como loca haciendo pan. Comencé con el pan milagro y el pan de soda, y ya he hecho barras de pan, bollos de leche, bollitos para hamburguesas y perritos, y este pan que, de momento es el que más nos gusta.

Lo he hecho muchas veces antes de publicar la receta porque quería probar todas las posibilidades. Con masa de una hornada anterior, con masa vieja hecha para la ocasión, con levadura fresca, con levadura seca, y horneado con y sin cocotte, para que todo el mundo pueda hacer este pan.

Tengo que confesar que en los comienzos no pensaba meterme en muchos líos con el pan, era feliz con el pan milagro. Pero sinceramente, vale la pena meterse un poco más en faena y preparar este pan, sin masa madre, pero con un resultado realmente fantástico.

La primera vez, hice yo mi propia masa vieja con harina de centeno, pero me quedo regular, porque aun no tenía mi cuchara medidora de precisión y era incapaz de medir correctamente la levadura, que como vereís más abajo es mínima. Yo uso esta cuchara medidora de Lacor y estoy encantada, pesa en tramos de 0,1 gramos, más precisa imposible!

La segunda vez lo hice con masa vieja procedente del pan milagro que había hecho un par de días antes, lo hornee en mi cocotte de 24 cm, y además ya tenía mi cuchara medidora y pude pesar la levadura con total precisión. Salió perfecto!!

La tercera vez lo hice con masa vieja hecha por mi con harina panadera y lo hornee sin cocotte, sobre la bandeja del horno. También nos gustó mucho aunque menos que cuando lo hornee en la cocotte. Pero bueno creo que esto ya son sutilezas mínimas.


He usado los dos tipos de levadura y la diferencia que he encontrado es que los levados con la levadura seca son un poco más largos. Pero el resultado final del pan, que es lo que interesa, es el mismo con una levadura o con otra.

Siempre he dejado la masa toda la noche en la nevera y la he horneado a la mañana siguiente para tenerla lista para la comida. No he probado la opción de dejarla levar a temperatura ambiente pero supongo que el resultado será el mismo. Lo hago así porque para mi es más cómodo, ya que de esta forma la tengo lista para la comida y el proceso, al ser en varias tandas no se hace tan pesado.

El segundo levado se puede hacer con o sin banneton,casi siempre uso un banneton redondo cuando lo voy a introducir en la cocotte o uno alargado sí lo hago sobre la bandeja del horno.

Conclusión: si tengo que elegir, me quedo con el pan con masa vieja de una hornada anterior, horneado en cocotte. Pero cada uno que haga lo que más le guste o lo que tenga en sus manos. Y desde luego lo que tengo claro es que horneado en cocotte sale perfecto, independientemente del resto de cosas, es lo más parecido a un horno profesional de panadero.

Sí estáis interesad@s en adquirir una cocotte, no solo para hacer guisos, sino también para hacer un pan espectacular, en Claudia & Julia tienen una oferta, en toda la gama Le Creuset en azúl marsella y negro, con un 15% de descuento, esta oferta estará vigente hasta final de mes. Pero además, hasta el día 28 de abril, te regalan el libro de recetas de Le Creuset al adquirir tu cocotte de hierro fundido de cualquier tamaño o color. Desde luego es una oportunidad única, no os parece? Además el día de la madre está a la vuelta de la esquina! :)


Lo que sí os digo es que este pan merece la pena hacerlo, nada que ver con el pan milagro. Os pongo dos opciones de hidratacióm, sí no tenéis mucha experiencia os recomiendo que comencéis con el menos hidratado ya que la masa es menos pegajosa, es lo que yo hice. Y cuando lo tengáis dominado, entonces añadir más agua.

Las explicaciones de los dos tipos de amasado son del libro de Yban Yarza, Pan Casero, de donde también es esta receta, al igual que el pan rústico que publique la semana pasada.Un libro que sin duda os recomiendo, no le falta detalle, perfecto para iniciarse en este mundo o para seguir adquiriendo conocimientos.Pero he pensado que también os vendrá bien ver unos vídeos para familiarizaros con el amasado francés y la técnica del plegado.

Os animo a que preparéis esta receta sin miedo, porque sí yo puedo, que soy una negada para los panes, cualquiera puede. Ánimo y al toro!!

viernes, 22 de abril de 2016

Bizcocho de natillas y dulce de leche



Ya sabéis que soy una bizcochera empedernida, y que aunque aquí ultimamente no publico muchos bizcochos, eso no quiere decir que no los haga, y es que se van directamente a mi otro blog, I love bundt cakes, que ya sabéis que llevo con mi querida Bea Recetas y Más

Pero entre bundt y bundt, de vez en cuando hago alguna cosita para publicar aquí, como el bizcocho de zanahoria, manzana y piña que publique hace muy poco y que os aconsejo que probéis porque es una delicia. No me digas que no lo has hecho todavía!!! Pues mal, muy mal, porque ese bizcocho hay que hacerlo sí o sí.

El bizcocho de hoy ha sido a petición de mi hija Carmen, que me ayudo de principio a fin, y aunque no salga en las fotos, lo llego a decorar con dulce de leche, por sí nos habíamos quedado con ganas de más dulce de leche!!


En esta ocasión he usado un molde de silicona de Silikomart, concretamente de la línea Baby Line, el moldelo Goal, para hacer bizcochos divertidos con forma de balón.

La receta es muy sencilla, la podéis hacer con los peques de la casa. Todos los ingredientes deberán estar a temperatura ambiente, así que no os olvideís de sacarlos al menos una hora antes, tanto los huevos como la mantequilla o las natillas.

La próxima semana viene cargada de recetas, os espero el lunes por aquí!

Buen fin de semana.!!